Carta del vicario general de la diócesis con relación a las indulgencias en el centenario de la aparición de la Virgen en Fátima.

Estimados Padres:

Estamos celebrando el centésimo aniversario de la aparición de Nuestra Señora de Fátima. Ante este acontecimiento de Gracia, por mandato del  Papa Francisco, se concede con indulgencia plenaria un Año Jubilar desde el 27 de noviembre de 2016 hasta el día 26 de noviembre de este año.

En nuestra Arquidiócesis, dado que sólo contamos con una Parroquia en honor a Nuestra Señora de Fátima, Monseñor Andrés, siguiendo los lineamientos establecidos por el Santo Padre, dispuso que la indulgencia plenaria se concede, además de las celebraciones realizadas en este templo:

1- a los fieles piadosos que visiten con devoción una imagen de Nuestra Señora de Fátima expuesta solemnemente a la veneración pública en cualquier templo, oratorio o lugar adecuado, en los días del aniversario de las apariciones (día 13 de cada mes desde mayo a octubre de 2017), y ahí participen devotamente en alguna celebración u oración en honor a la Virgen María, recen la oración del Padrenuestro, reciten el símbolo de la fe (Credo) e invoquen a Nuestra Señora de Fátima; 

2- a los fieles que, por edad, enfermedad u otra causa grave, estén impedidos de desplazarse, si, arrepentidos de todos sus pecados y teniendo la firme intención de realizar, tan pronto como le sea posible, las tres condiciones abajo indicadas, frente a una pequeña imagen de Nuestra Señora de Fátima, en los días de las apariciones se unan espiritualmente a las celebraciones jubilares, ofreciendo con confianza a Dios misericordioso a través de María sus preces y dolores, o los sacrificios de su propia vida

Para obtener la indulgencia plenaria, los fieles, verdaderamente penitentes y animados de caridad, deben cumplir ritualmente las siguientes condiciones: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Santo Padre.

A fin de que todos los fieles de nuestra Arquidiócesis puedan obtener estas indulgencias, los invitamos a preparar un altar o lugar adecuado en los templos, en honor a Nuestra Señora de Fátima. En los próximos días estaremos enviando a cada parroquia un subsidio elaborado por la comisión de liturgia para preparar debidamente la celebración.

Para acompañar los fieles enfermos o imposibilitados de desplazarse, se sugiere que los ministros extraordinarios de la comunión,  integrantes de la pastoral de salud, o bien equipos preparados al efecto, visiten con la imagen de Nuestra Señora de Fátima, a quienes se encuentren en esta situación en sus comunidades.

Aprovecho la ocasión para saludarlos fraternalmente.

Pbro. José Billordo, Vicario General