(14-ago-2017) Hoy se cumple el ochenta aniversario de la bendición de la imagen de la Virgen del Rosario de los peregrinos del Paí Blanco.

El acto religioso fue llevado a cabo aquí, en el santuario de la Cruz de los Milagros, en contexto de la misión general predicada por redentoristas y benedictinos.

En efecto, el sábado 14 de agosto de 1937, en víspera del inicio de la Santa Misión, un misionero benedictino, el padre Javier Gelós, ante la imagen de la Virgen del Rosario ubicada en el templo, “exaltó la fe de los peregrinos, que se lanzan hasta el santuario (de Itatí), hasta el sagrado y piadoso oasis correntino, a purificar sus almas al calor de la mirada de la Madre” (Heraldo de la Cruz, agosto de 1937). Se concluía la celebración con la bendición con el Santísimo Sacramento.

Es oportuno recordar que la Peregrinación Virgen del Rosario fue iniciada por el sacerdote Isidro Blando Vega en 1935, en el mismo año que monseñor Francisco Vicentín asumía como obispo de Corrientes, sucediendo a Luis María Niella fallecido en noviembre de 1933. El 15 de junio de 1935 había iniciado su vida la comunidad de san Cayetano, hoy parroquia y santuario.

En mayo de 1937 el padre Isidro asumió como párroco de la Santísima Cruz de los Milagros, cuando los peregrinos se preparaban para la tercera peregrinación. El Heraldo de la Cruz de los Milagros menciona la participación de las comunidades de la parroquia (Laguna Brava, san Cayetano, San Benito, San Roque, etc.).

En la primera y la segunda peregrinación los peregrinos portaron en andas una imagen de la Virgen del Rosario prestada por Francisco Zoni, párroco de la Catedral. Para la tercera edición los peregrinos, con gozo y alegría, portaban ya su propia imagen, la que está cumpliendo ochenta años.

¡Qué lindo recordar que en agosto de 1937: por una lado, iniciaba -desde este santuario- la comunidad cristiana Virgen de Itatí de Laguna Brava (el 10 de agosto); y, por otro, la capilla Santa Rosar de Lima recibía la bendición (el domingo 15 de agosto).

El Paí Blanco fue párroco de la Cruz de los Milagros hasta mayo de 1970; y siguió al frente de los Peregrinos hasta su muerte ocurrida el 4 de octubre de 1989.

“Paí” es una palabra guaraní cuyo significado es igual a “sacerdote”. En marzo de 1960 había recibido el título honorífico de Monseñor, por lo que también era conocido como “Monseñor Blanco”.

El Espíritu Santo ilumine y guíe a los peregrinos, quienes recibieron el legado del fundador: ir al encuentro de Cristo por mediación de la Virgen, tomando fuerzas de la oración, de la Palabra de Dios, de la Confesión, de la Eucaristía, y construir así juntos la Iglesia que Cristo quiere. 

ivr 3