(29-sep-2018) Octubre es un mes en el que estamos invitados a practicar diariamente el rezo del Santo Rosario.

A la Virgen y a San Miguel

Para este año el papa Francisco nos pide a los católicos de todo el mundo que recemos el Rosario invocando a la Virgen María, y también al Arcángel San Miguel, para que ayuden a la Iglesia en estos tiempos difíciles, y la defiendan de los ataques del demonio.

Motivos que impulsan al rezo

El P. Frédéric Fornos SJ, de la Red Mundial de Oración del Papa, explica la importancia de sumarnos a la petición de Francisco: Esta petición llega ahora, en particular, tras estos últimos meses donde la Iglesia vive situaciones difíciles, entre ellas, han aparecido con mucha más fuerza que antes, abusos sexuales, abusos de poder y de conciencia por parte de clérigos, personas consagradas y también laicos; sumando así divisiones internas. Y ciertamente, muchos católicos piensan que es un momento difícil de confusión donde se escuchan cosas que pueden sorprender, incluso horrorizar...

Frente a esta situación el Pontífice pide que recemos cada día del mes de octubre el Santo Rosario, para que la Virgen ayude a la Iglesia en estos momentos de dolorosa dificultad.

Sub tuum praesidium

El Papa nos invita a concluir el Rosario con una de las invocaciones más antiguas a la Santa Madre de Dios: el Sub Tuum Praesidium. 

Bajo tu amparo nos acogemos,

santa Madre de Dios;

no deseches las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades,

antes bien, líbranos de todo peligro,

¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

San Miguel Arcángel

san miguelY también con la oración tradicional a San Miguel escrita por León XIII: 

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.

Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.

Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica.

Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido,

arroja al infierno a Satanás,

y a los demás espíritus malignos

que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

Amén.