Compartimos, para bien de toda la feligresía, una carta que el obispo enviara a los sacerdotes invitando a celebrar la novena y fiesta del Santo Cura Brochero.

Queridos Hermanos Sacerdotes:

San José Gabriel del Rosario Brochero fue declarado Patrono del Clero Argentino el 17 de octubre de 2016, al día siguiente de su canonización, con el propósito de suscitar entre el Clero un verdadero anhelo de santidad. Este propósito ­–expresado en la carta de dicha declaración– nos mueve a renovar ese anhelo y motivar a que también nuestros fieles lo renueven con ocasión de la novena y memoria litúrgica que celebraremos por primera vez.

Por ello, lo primero que les recomiendo es que recen la novena y celebren la memoria del Cura Brochero. La novena empieza el día 7 de marzo y concluye con la festividad el 16 de marzo. La otra recomendación, es que todos los días de la novena propongamos dos intenciones para la Oración de los Fieles: (1) que el ejemplo del Cura Brochero renueve en cada uno de nosotros el anhelo de santidad; y (2) que, por la intercesión de nuestro Santo Patrono, el Señor suscite nuevas vocaciones al ministerio sacerdotal. Luego se podrán añadir otras intenciones.

Esta primera novena a nuestro Santo Patrono es una excelente ocasión para que demos a conocer a nuestro pueblo esta figura extraordinaria, que surgió del clero argentino, y que vivió su vida y ministerio “según Dios”, en circunstancias muy precarias y difíciles. Conozcámoslo más también nosotros, para descubrir en él la fuente de esa alegría y entrega sin reservas, que lo sostuvo en el ministerio hasta el fin de sus días. Para nosotros es sumamente inspirador pensar que, también para San José Gabriel, la Cruz y la Virgen fueron dos pilares, en los cuales él se apoyaba para vivir su espiritualidad sacerdotal y su predicación, como también lo fueron, desde la primera evangelización, para nosotros y para nuestro pueblo. En efecto, Jesucristo crucificado y la Purísima, como él llamaba a la Madre de Dios, fueron la fuente de su devoción, la energía espiritual para su predicación y caridad pastoral; y, finalmente, para perseverar “crucificado” y consolado en sus últimos años. ¡Qué bueno sería que continuáramos arraigando esos signos en nuestra espiritualidad sacerdotal, acompañados de nuestras comunidades, y aprovecháramos para vivirlos ahora a la luz de la vida y el mensaje de nuestro Santo Patrono!

La Comisión arquidiocesana de Liturgia les hará llegar un material para la novena. En el adjunto de esta carta hay una breve semblanza de nuestro Santo, que puede ser útil para la lectura personal y para su uso durante la novena. Aprovechemos también la valiosa reflexión que nos brindó Mons. Domingo S. Castagna sobre el Cura Brochero con motivo del Año Sacerdotal.

Para concluir, unámonos en oración durante los días de la novena y memoria de nuestro Santo Patrono, pidiendo que nos alcance la gracia de renovar en nosotros el anhelo de santidad, nos encienda el corazón en la caridad pastoral, y nos haga fieles discípulos misioneros junto a nuestro pueblo.

Que María de Itatí, tiernísima Madre de Dios y de los hombres, los cuide, y los bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Corrientes, 2 de marzo de 2017.-

Mons. Andrés Stanovnik OFMCap.

Arzobispo de Corrientes