La novena de la Virgen de Itatí es obligatoria para todos los correntinos, porque ella es Patrona y Protectora de Corrientes.

La novena de la Virgen de Itatí comienza el 30 de junio y concluye el 8 de julio; porque su fiesta se celebra, como ya sabemos, el 9 de julio.

En la práctica la novena consiste en preparar en nuestro hogar un altar con mantel, sobre el cual colocamos: la imagen de la Virgen de Itatí; una vela; y flores.

Ahí, junto al altar, podemos rezar en familia, por ejemplo, un Padrenuestro, tres Avemarías, un Gloria al Padre, y el Tiernísima (oración de la Virgen de Itatí). Podemos sumar cantos, al principio y al final.

Aparte de las intenciones personales, en la novena pedimos a la Virgen por Corrientes, por nuestra diócesis, y especialmente por todas las familias.

El día de la fiesta podemos regalar a nuestra Reina y Patrona el rezo de un Rosario, con las Letanías de la Virgen María al final. Y, si fuera posible, nuestra participación en la santa misa, porque es lo más importante que podemos hacer un su honor.

Muchas familias continúan el rezo en el hogar desde el 10 y hasta el 15 de julio, para celebrar el 16 el aniversario de la coronación pontificia de la imagen auténtica de la Virgen de Itatí, realizada en la Cruz de los Milagros el 16 de julio de 1900.

Por María de Itatí el Señor bendiga todas las familias correntinas.

¡Tierna Madre de Itatí, ¡ruega por nosotros!!