(12-feb-2019) La Semana Santa comienza con la celebración litúrgica del Domingo de Ramos en la Pasión del Señor.

Lo característico de dicha celebración es el ramo, y el momento de su bendición; por lo cual, simplemente, la llamamos el Domingo de Ramos.

Concluida la celebración llevamos el ramo bendecido a nuestro hogar, y lo colocamos/entronizamos en un lugar bien visible de la casa. Cada vez que miramos el ramo bendecido podemos hacer memoria de nuestra profesión de fe: Hosanna al Hijo de David, bendito el que viene en nombre del Señor.

¿Hasta cuándo queda el ramo bendecido en nuestro hogar? Hasta días antes del inicio de la Cuaresma del próximo año. Después de casi un año, entonces, lo llevamos hasta el templo: para la confección de la ceniza a utilizarse en la celebración del Miércoles de Ceniza.

Si en nuestra casa hay ramos bendecidos en sucesivos años anteriores ¡también los llevamos al templo! De ese modo evitamos que terminen en algún basurero u otro lugar indigno. Son ramos que están bendecidos, y por eso los tratamos con respeto.

¡Avisemos a vecinos y conocidos que, en estos días previos del inicio de la Cuaresma, lleven sus ramos al templo parroquial más cercano!

Desde ya, ¡muchas gracias!