San Pablo nos exhorta: Déjense reconciliar con Dios (2 Cor 5, 20)

Mientras esperamos para la Confesión