San Pablo nos exhorta: Déjense reconciliar con Dios (2 Cor 5, 20). La reconciliación es una gracia de la Misericordia.