(9-ene-2017).- El lema y temario de la novena y fiesta de la Cruz de los Milagros de este año tendrá como texto base la exhortación Amoris Laetitia del Papa Francisco.

El Señor arzobispo, monseñor Andrés Stanovnik, aprobó la propuesta; y nos dejó algunas indicaciones, que aprovecharemos.

De público conocimiento es que la exhortación, del 19 de marzo de 2016, trata Sobre el amor en la familia.

¿Por qué se eligió la Amoris Laetitia?

Por lo mismo que dice el Papa Francisco cuando aclara sobre el objetivo de la exhortación: “…consideré adecuado redactar una Exhortación apostólica postsinodal que recoja los aportes de los dos recientes Sínodos sobre la familia, agregando otras consideraciones que puedan orientar la reflexión, el diálogo o la praxis pastoral y, a la vez, ofrezcan aliento, estímulo y ayuda a las familias en su entrega y en sus dificultades” (n. 4).

Se eligió, entonces, por la actualidad del tema; y también para que su continua mención nos invite a la lectura y reflexión de la exhortación.

¿Cuál será el lema de este año?

De entre varias frases propuestas se eligió la siguiente:

Familia: comunión de vida y amor

Esta frase –que se encuentra en el n. 19 de la exhortación– será entonces el lema de la celebración de la Cruz de los Milagros.

Además de ayudarnos a entrever por dónde irán los temas de la novena, el lema nos invita a orar por las familias, y nos motiva a edificarla siguiendo el sueño del Creador.

Las otras frases que estaban propuestas como posibles lemas, para nuestro conocimiento, fueron: La familia: reflejo viviente de la Trinidad” (n. 11); y Familia: santuario de vida (n. 82).

¿Temas para cada día de la novena?

Cada día de la novena tendrá su propio tema, para rezar y reflexionar. El temario de la novena se armó teniendo en cuenta el Capítulo IV - AMOR EN EL MATRIMONIO, los números del 89 al 119, el título que dice Nuestro amor cotidiano.

Dice el Papa Francisco: “…no podremos alentar un camino de fidelidad y de entrega recíproca si no estimulamos el crecimiento, la consolidación y la profundización del amor conyugal y familiar. Pero la palabra “amor”, una de las más utilizadas, aparece muchas veces desfigurada” (Amoris Laetitia, n. 89).

Y continúa en el número siguiente: “En el así llamado himno de la caridad escrito por san Pablo, vemos algunas características del amor verdadero:

El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no hace alarde, no es arrogante, no obra con dureza, no busca su propio interés, no se irrita, no lleva cuentas del mal, no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta (1 Co 13,4-7).

Esto se vive y se cultiva en medio de la vida que comparten todos los días los esposos, entre sí y con sus hijos. Por eso –sigue diciendo el Papa– es valioso detenerse a precisar el sentido de las expresiones de este texto, para intentar una aplicación a la existencia concreta de cada familia” (n. 90).

¿Cómo quedó armado el temario?

El temario para toda la novena quedó como sigue:

1º Día: El amor es paciente y servicial

2º Día: No envidia, no alardea, no es arrogante

3º Día: El amor es amable y no rudo (amabilidad)

4º Día: No es interesado (desprendimiento)

5º Día: Sin violencia interior

6º Día: Perdona y se alegra con los demás

7º Día: Disculpa todo

8º Día: Confía y espera

9º Día: Soporta todo

Sobre este temario se redactará la Novena que, una vez impresa, será útil –sobre todo– en el rezo comunitario.

Pidamos a Jesús que el Mes de Corrientes deje como fruto un mayor interés en contribuir, cada uno, en la edificación de la familia, siguiendo los designios del Creador.