(26-abr-2016) Entronizar significa colocar en el trono. El trono es un asiento colocado en el lugar más destacado e importante.

Entronizar una imagen (o una cruz) significa, por tanto, colocarla en el lugar más destacado e importante de la casa, donde la familia se reúne; y, a la vez, donde los invitados pasan, se sientan y conversan.

Cuando entronizamos una imagen expresamos: que Dios y los santos importan en la vida familiar; que el objetivo de la familia es caminar según el evangelio de Jesucristo; que confiamos en la gracia de Dios y en la mediación de los santos. Para el discípulo-misionero de Cristo las imágenes no son fetiches o simples adornos: son elementos que nos recuerdan la presencia y la obra de Dios en nosotros.

La entronización expresa nuestra fe y el compromiso: de poner a Dios en el primer lugar de la vida personal y familiar; de vivir el amor fraterno y el diálogo; de brindarnos a las demás familias.

Entronización en Corrientes

La familia correntina resume su cristianismo con la devoción de la Cruz de los Milagros y de la Virgen de Itatí; y lo expresa con la entronización de ambos símbolos.

Generalmente la familia correntina adquiere una imagen de la Virgen de Itatí en su santuario; allí -junto a su trono- la hace bendecir; y la entroniza luego en el hogar. La familia siente que, de ese modo, queda vinculada con la Virgen de Itatí y su santuario.

La familia cuenta con la posibilidad de acercarse al santuario de la Cruz, adquirir su réplica, hacerla bendecir junto al retablo del madero milagroso; y de entronizarla junto a la imagen de la Virgen de Itatí.

Cruz y lugar para la entronización

Cada familia discierne sobre el lugar para la cruz-réplica: o sobre el altar familiar; o sobre una repisa simple o empotrada. ¡Siempre, y en todos los casos, junto a la imagen de la Virgen de Itatí! ¡Que nos inspire la frase del evangelio: "Junto a la cruz de Jesús estaba su madre"!

La cruz (réplica) a entronizar es similar a la verdadera Cruz de los Milagros, no en su tamaño sino en su forma. Se sugiere una de 22 cm de alto.

La familia que desee confeccionar su propia réplica cuenta con las medidas proporcionales en Cruz-réplica familiar

Bendición mensual en el Santuario

Las cruces-réplicas se bendicen una vez al mes, durante una Misa; o cuando el peregrino pase por el santuario. Averiguar con tiempo ayuda a una preparación más adecuada. Toda la familia está invitada a participar de la celebración de la Misa en el día de la bendición.

Celebración en el hogar

Se invita a la familia que entronizará la réplica de la Cruz de los Milagros a una preparación espiritual por medio de un triduo; teniendo en cuenta la fecha o de la celebración de bendición o de la entronización en el hogar.

La entronización en el hogar se celebra: o en el mismo día de la bendición; o en un día más favorable para la participación de todos los integrantes de la familia.

Misión con ocasión de la entronización

La entronización renueva la fe e impulsa a compartirla con los demás, explicando su verdadero sentido y el compromiso que exige. Valorar la fe como don de la gracia, y alegrarnos por la vocación cristiana, nos brinda la fuerza para ser misioneros, sal de la tierra, a semejanza de la Virgen María.